sábado, 26 de enero de 2013


Sobre el excesivo poder que tiene la iglesia Católica sobre nuestra sociedad

Desde el inicio de los tiempos, las diferentes religiones han intentado dar respuestas a los fenómenos que aterraban a los hombres como acciones de los Dioses. Poco a poco comenzaron a hacerse un importante hueco en numerosas sociedades, convirtiéndose en actores y motores intelectuales y económicos, dando un marco conceptual para comprender el mundo que rodeaba a los hombres. Pero con el avance de las ciencia y la tecnología, más y más científicos comenzaron a poder explicar muchos de esos fenómenos anteriormente inexplicables y atribuidos a los dioses.

En particular, en el año 1611, el mismo cardenal que había juzgado y quemado a Giordano Bruno (se le acusó de blasfemia, herejía e inmoralidad, principalmente por sus enseñanzas sobre los múltiples sistemas solares y sobre la infinitud del universo), ordenó que se investigara a Galileo Galilei. Durante los siguientes años, Galileo (defensor de la teoría copernicana sobre el heliocentrismo del sistema solar) y los defensores del geocentrismo (la tierra como centro) tuvieron numerosos enfrentamientos intelectuales. En ese tiempo, Galileo cometió dos faltas terribles a los ojos de la iglesia: publicar un libro en lengua vulgar (italiano en vez de latín) defendiendo la teoría heliocéntrica y promover el método científico. Ambos hechos se convertían en amenazas terribles para el control que ejercía la iglesia católica sobre la sociedad. La combinación de ambos ponía al alcance del gran público ideas que contradecían las enseñanzas de la iglesia y de la biblia, además de invitar a las mentes inquietas a utilizar el método científico. La inducción basada en la observación de la realidad, propia del método científico que Galileo usó por primera vez, ofreciendo pruebas experimentales de sus afirmaciones y publicando los resultados para que pudiesen ser repetidas, chocaba de frente con la deducción, a partir en última instancia de argumentos basados en la autoridad, bien de pensadores como Aristóteles o bien de la Biblia. La historia acabó como todos conocemos, en el año 1633 es juzgado y obligado a confesar y abjurar de sus ideas heliocéntricas.

Unos 350 años después, Juan Pablo segundo ordenó una revisión del juicio, en el que se llegó a la conclusión que la iglesia había obrado correctamente, ya que Galileo no tenía pruebas suficientes para refutar la teoría geocéntrica. Incluso el actual Papa Ratzinger, dijo en 1995 que “…la sentencia contra Galileo fue razonable y justa, y sólo por motivos de oportunismo político se legitima su revisión…”. Así que finalmente en 1992 tanto Galileo como sus jueces fueron absueltos. Este ejemplo muestra que la Iglesia, por su fuerte dependencia de las tradiciones para mantener su influencia en la sociedad, no podrá nunca estar nunca a la altura del avance científico y de los cambios que ellos puedan acarrear en la sociedad. Dejemos que cada uno avance por su propio camino. Pero ¿tiene interés la iglesia en perder la influencia social y con ella su poder económico? Los hechos indican que no tiene ningún interés…

Precisamente durante los años en que se estaba reevaluando el proceso contra Galileo (exactamente en el año 1985), hubo una reunión sobre cosmología en el Vaticano, auspiciada por el propio Juan Pablo II. En su discurso de bienvenida (1) pronunció frases como las siguientes: “We are made in the image and likeness of God. Thus, we are capable of knowing and understanding more and more about the universe and all that it contains”…”more we know about physical reality, about the history and structure of the universe, about the fundamental make-up of matter and the processes and patterns which at the roots of the material world, the more we can appreciate the immensity of the mystery of God, the more we are in a position to grasp the mystery of ourselves - our origin and our destiny”. Es más, un asistente a dicha reunión, el renombrado astrofísico Stephen Hawking, relató que el Papa había dicho a los asistentes "It's OK to study the universe and where it began. But we should not inquire into the beginning itself because that was the moment of creation and the work of God. (2).

Resumiendo, está bien estudiar los mecanismos mediante los cuales funciona el universo ya que eso nos acerca más a Dios, sin embargo no se os ocurra indagar acerca de la creación del mismo, no sea que descubráis que se generó sin intervención divina y nos quedemos sin el chollo este de las religiones. Ya puestos, podría haber sugerido que los médicos no investiguen sobre la cura del SIDA, ya que es designio divino que los que así enfermen, por impuros mueran....Así que cuanto más profundizo en la ciencia, más y más me alejo de la iglesia católica y sus estrechas relaciones con el poder político y económico…La iglesia Católica como institución lleva demasiado siglos intentando controlar el pensamiento y comportamiento de las sociedades occidentales.

Otro ejemplo reciente es el veto por parte de la Conferencia Episcopal a las jornadas organizadas por la  Escuelas Católicas, la marca de la poderosa Federación de Religiosos de la Enseñanza (FERE-CECA). Propietaria de 2.630 centros donde estudian 1.399.499 chicos a cargo de 117.446 personas y que cada año organiza unas jornadas de reflexión para sus docentes. Este año por lo visto (3), había ponentes que no eran del agrado de los obispos. Está claro, quieren mantener el control intelectual de su rebaño; son demasiados niños los que a través de sus profesores podrían tener ideas diferentes a las que predica el poderoso lobby de los obispos españoles. Es hora de que nuestras sociedades se liberen de ese control; comencemos por abolir los privilegios como el concordato de la Iglesia Católica con el Gobierno de España, recuperar la asignatura de religión y que la iglesia se dedique al alma de los que quieran y deje en paz los asuntos políticos y económicos.

1. http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/speeches/1985/july/documents/hf_jp-ii_spe_19850706_conferenza-cosmologia_en.html

2.http://www.foxnews.com/story/0,2933,199673,00.html#ixzz2ROoPX400

3. http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/01/26/actualidad/1359231517_379735.html