domingo, 19 de octubre de 2014

Diario de una Asamblea

Hoy he participado en mi primera Asamblea Constituyente de un partido político. PODEMOS está en proceso de construcción y definición de cómo quiere organizarse y trabajar. Y para ello, tras un proceso participativo, que ha implicado a miles de personas, se han pensado, diseñado, escrito, negociado, discutido y finalmente integrado y consensuado unos cuantos documentos que proponen los Principios Éticos, Políticos y Organizativos de la formación.

De entrada, admitir que sea cual sea la organización que la gente decida, siempre será mejor que cualquier partido actual en España. Cualquiera de los modelos propuestos, coinciden en intensificar la participación de todos en la toma de decisiones, en la transparencia, en la rendición de cuentas de los cargos orgánicos, representativos y electos de PODEMOS y en la revocabilidad y control de los mismos por parte de las bases. Y por supuesto, advertir al lector, que sea cual sea el modelo elegido, cuando acabe el proceso, todos deberíamos remar en la misma dirección. Y añadiré que cualquier modelo de organización, encabezado y con la participación de los que arrancaron esta idea, será siempre mejor que una sin ellos…

Otro aspecto relevante a considerar, es el fondo de lo que se está discutiendo en este proceso: el modelo organizativo. Resumiendo las 2 posturas mayoritarias, mientras que algunos modelos proponen modelos donde la capacidad de decisión ejecutiva recaerá en pocas personas, defendiendo ser así más “ágiles” en la toma de decisiones para así ganar las elecciones, otros modelos proponen repartir esa capacidad de decisión entre más personas a muchos niveles diferentes.

Yo, en mi infinita ignorancia política, veo que estas diferencias no parten en realidad de opiniones políticas…si no que podrían haber surgido por diferencias en la “posición” de quien redactaba las diferentes propuestas. Me explico; creo que si un grupo de personas diseña una estructura de un partido y cree además: a) estar en posesión de la verdad o al menos creer que sus ideas son las mejores (no hay mucha diferencia, la verdad…), y b) que ellos serán los que ocuparán esa estructura en sus posiciones más elevadas, es lógico que se diseñe algo que se considere “efectivo” y que le permita llevar a cabo su programa con las mínimas "trabas". Sin embargo, pensad ahora como sería si las personas que redactan las propuestas, pensasen en NO ESTAR ocupando las estructuras y órganos de PODEMOS. Lógicamente, en este segundo caso, se pensará en un sistema que permita participar a todos en la toma de decisiones, y en controlar el trabajo de “los de arriba” y que estos sean realmente los representantes y ejecutores de la voluntad “de los de abajo”.

Así, mientras que solo UNA propuesta organizativa ha surgido de un grupo de personas que, con toda lógica, esperan copar los órganos de dirección (la liderada por P. Iglesias), TODAS las demás han partido por gente que, en su inmensa mayoría, NO ocupará cargos de ningún tipo. Así, mientras los primeros pensaban en “agilidad, eficiencia y verticalidad”, los segundos pensaban en “representatividad, horizontalidad y control”. Lo más triste de todo esto, es que esto es un falso debate, ya que ninguno de esos adjetivos EXCLUYE al resto, salvo que interese presentarlo así…y eso nos lleva a desgranar algunos detalles de la asamblea a la que acabo de asistir.

Como inicio de la asamblea, Pablo Iglesias ha dado un discurso, explicando cómo ha sido el camino durante los últimos meses (ver el video de la asamblea, https://www.youtube.com/watch?v=3v-_HSMCx0Q). Ha ido regando su discurso con frases, que para aquellos que no hayáis participado o del trabajo realizado estos días por los equipos de los diferentes Documentos Organizativos, habrán pasado desapercibidas. Por ejemplo (ver 1:20:00), Pablo ha dicho…”cuando todo se puede decir, la forma de censura es el consenso”. Lo ha dicho a propósito del agrio debate de estas semanas, en que muchos borradores organizativos han acercado posturas para fusionarse en uno solo, que aglutina a decenas de otros. Lógicamente, este proceso solo se puede llevar a cabo mediante CONSENSOS; un consenso al que se ha invitado repetidamente al equipo de Iglesias, sin ningún resultado. Con esa frase, por cierto, se descalifica el trabajo e ilusión de miles de personas que han puesto su tiempo y capacidades en lograr un mejor documento organizativo, mediante la discusión constructiva con otros. De nuevo, y como conclusión de un discurso muy bien construido, otra frase denigrando el consenso como herramienta democrática: “…el cielo no se gana por consenso, el cielo se gana por asalto…” (1:36:08). A estas alturas, está claro que ese “cielo” está reservado para unos pocos…

Sin embargo, no han sido esas frases, que minusvaloraban el trabajo de tantos y tantos que han dejado su trabajo y sus familias desatendidas por participar de este proceso, las que peor me han sentado. Ha sido otra cosa. Algo peor por la forma y el fondo. Uno de los puntos del orden del día consistía en presentar los documentos de principios Éticos. Tras esa presentación, se daba un tiempo para que los asistentes (virtuales y presenciales), redactaran preguntas para los que habían presentado dichos documentos, mediante una aplicación informática (APPGREE). Dicha aplicación, mediante un proceso de selección aleatoria de frases y por selección de la gente que participa, acaba por presentar una lista de las preguntas “favoritas” de la gente. Resulta, que entre las preguntas seleccionadas, en la octava posición, aparecía una con el siguiente texto: “Pablo Iglesias (-a quien dirigían la pregunta-): hay líneas rojas del Borrador Echenique que os impiden liderar con su modelo? Cuáles?”

Quiero creer que el equipo del borrador “Claro Que Podemos” cree, sinceramente, que la capacidad de cambiar la sociedad depende de que PODEMOS arranque con su propuesta organizativa, y que cualquier otra no lo lograría. Solo así se explicaría lo que pasó a continuación. El hecho de que Pablo Iglesias contestase a esa pregunta en ese preciso momento, implicaba demasiadas cosas negativas.. Y me explicaré:

1. El orden del día explícitamente indica que se respondería a las preguntas del público (es de suponer que serían aquellas surgidas de los documentos éticos presentados momentos antes). Así que con toda lógica, se suponía que el trabajo del Equipo Técnico, sería el de filtrar las preguntas que no hacían referencia a los documentos éticos, cosa que no sucedió…
2. Esa pregunta, apuntaba directamente a las intensas discusiones que se han tenido estos días de trabajo sobre las propuestas ORGANIZATIVAS pero nada que ver con las ÉTICAS. Pero si el Equipo Técnico ha fallado…
3…Pablo Iglesias ha fallado aún más. Pablo podía haberse inhibido de responder. Pero no, en pleno debate sobre Ética, ha aprovechado una pregunta planteada en un espacio que no le correspondía (ese debate era para el domingo por la mañana…), para ensalzar su modelo y criticar el borrador de “SumandoPodemos”, consensuado por tanta y tanta gente. Ese fallo es más indigno aún, sabiendo que no habría oportunidad de replicar a sus argumentos. Ésos han sido los argumentos de estos días: “nuestro modelo es más eficaz”…y “confiad en el equipo que nosotros elegiremos…”. Curioso, piden confianza en ellos, cuando es evidentemente que ellos no la tienen por las bases que tienen que votarlos...
4…el hecho de estar aprovechando de modo tan injusto y oportunista la ocasión de defender su modelo de Borrador Organizativo y de atacar y minusvalorar a otras propuestas, y hacerlo en pleno debate de ÉTICA, me hace pensar ¿sería yo capaz de hacer esto con mis propios compañeros, en una fiesta de la democracia como esta Asamblea…? La respuesta es NO, y me hace preguntarme sobre a qué tienen miedo para saltarse así las normas del juego…

Y yo que hago, ¿me callo para demostrar una UNIDAD que se reclama desde el estrado, o hablo y expongo los sentimientos y dudas que desde ese mismo estrado han sembrado con sus palabras y actos…? He elegido hablar…porque creo que esta información y esos sentimientos deben compartirse. He elegido compartirlos con la esperanza que en los próximos días, estos sentimientos sean reemplazados por otros, más alegres y provocados por las acciones y discursos de la gente, sin la cual (no lo olvidemos), no estaríamos ahora mismo teniendo estos debates. 

Y sobre todo, hablo porque creo que debemos y #PodemosHacerloMejor…